Facebook
Frenos inerciales hidráulicos vs. frenos eléctricos

 

Los frenos hidráulicos utilizan la fuerza o el impulso de un vehículo remolcador durante la desaceleración para aplicar los frenos en un remolque. A medida que se presionan los frenos del vehículo remolcador, se aplica fuerza a un cilindro hidráulico que se sitúa en el enganche y activa los frenos del remolque. Cuanto más rápido disminuye la velocidad del vehículo remolcador, más presión se aplica a los frenos del remolque. Sin embargo, la desventaja de los frenos hidráulicos es que no permiten un control independiente sobre los frenos del remolque. Solo se aplica presión a los frenos del remolque cuando el cilindro hidráulico recibe presión por la desaceleración del vehículo remolcador. Esto puede causar problemas al intentar retroceder con un remolque, en especial cuando se hace cuesta arriba.

 

Los sistemas de frenos eléctricos son los que se encuentran con mayor frecuencia en los remolques. La diferencia entre estos sistemas y los de frenos hidráulicos radica en que cuando se aplica presión al pedal de freno del vehículo remolcador, también reciben presión los frenos del remolque. Los frenos eléctricos, sin embargo, no aplican tanta fuerza contra el vehículo remolcador como los hidráulicos. Mediante el controlador de frenos, puede ajustar la cantidad de presión enviada a los frenos del remolque.

  • Si transporta una carga pesada o se desplaza cuesta abajo, puede aumentar la ganancia del controlador de frenos. Esto permite que los frenos del remolque se apliquen con más fuerza a este que al vehículo remolcador.
  • Si transporta una carga ligera o se desplaza cuesta arriba, puede reducir la ganancia del controlador de frenos.

 

El vehículo remolcador experimentará menos desgaste cuando el ajuste del controlador de frenos sea el indicado.


Siga con nosotros

googleadservices